¿Qué es el Crowdsourcing?

El término Crowdsourcing fue acuñado por Jeff Howe en junio de 2006 en un artículo de la revista Wired “The Rise of Crowdsourcing” (“El ascenso del Crowdsourcing”).

Del inglés podemos traducirlo como crowd (masa) y sourcing (externalización), la Wikipedia lo define como “externalizar tareas que, tradicionalmente, realizaba un empleado o contratista, a un grupo numeroso de personas o una comunidad (masa), a través de una convocatoria abierta.”

En el libro “EL ARTE DEL CROWDSOURCING. Es fácil obtener ayuda a través de Internet si sabes cómo” que puedes descargar gratuitamente en http://metal20.org/crowds11 #CrowdS11 recoge no sólo el concepto y la manera de llevarlo a cabo sino también las conclusiones de su proyecto Metal 2.0 Crowdsourcing del  Instituto Tecnológico Metalmecánico de Valencia —AIMME – con el que quieren acercar estas herramientas recientes de innovación abierta las cuales pueden extenderse de forma rápida y a muy bajo coste gracias al uso extendido de la web 2.0

Y como la base del Crowdsourcing es la comunicación creo que la mejor forma de explicar los pasos para llevarlo a cabo es acudiendo a los tan conocidos elementos de la comunicación y adaptarlos a la realidad 2.0. Estos son: emisor, receptor, canal y mensaje.

Realmente no hay novedad en los elementos que intervienen, pero sí en cómo optimizarlos para potenciar la colaboración:

El emisor, en este caso asociaciones o instituciones de carácter empresarial, sigue siendo el que  envía el mensaje pero sabiendo a priori que se convertirá inmediatamente en el receptor de una gran cantidad de aportación de la comunidad a la que se dirige y que antes de lanzar su propuesta, problema o reto deberá haber estudiado y procedimentado un sistema para gestionar todo ese feedback.

El receptor debe ser lo que llamamos una “comunidad inteligente” capaz de interactuar y trabajar junta para alcanzar ese objetivo o bien para competir y motivarse para ir superándose juntos. Debe ser representativa del colectivo al que nos dirigimos (podemos necesitar una comunidad muy especializada o bien necesitar representantes pertenecientes a distintos grupos o targets que aporten visiones complementarias y diversidad al proyecto), por supuesto el tamaño de la muestra también deberá ser representativo .

Esta necesidad nos lleva a que la selección del canal sea especialmente importante y aquí es donde aprovechamos las ventajas que nos ofrece el mundo 2.0. Por un lado debemos ofrecer un espacio donde interactuar con nuestra comunidad en todas direcciones (permite que se comuniquen entre ellos y se motiven) pero que podamos manejar por lo que es recomendable habilitar una web para la gestión del proyecto. Por otro lado, dónde encontramos a nuestra comunidad, las redes sociales facilitan mucho esa labor pero no se trata sólo de colgar algún mensaje en facebook, twitter o linkedin, es recomendable buscar grupos influyentes de opinión, contactar con bloggers reconocidos, early adopters que os ayudarán a extender vuestro mensaje (siempre que les convenza a ellos primero) … en la web www.crowdsourcing.org encontrareis un directorio de webs dedicadas a Crowdsourcing por categorías, idiomas y países (aquí se ve claramente que es una tendencia que no está muy extendida en España, ¿alguien más detecta un nicho en potencia?) buenos ejemplos de webs españolas son worthidea.com, http://es.ideas4all.com

Aquí hay también una gran oportunidad de negocio para el sector TIC, desarrolladores de software de herramientas para gestionar esas ágoras virtuales, diseñadores de web que adapten las páginas a esos nuevos usos, expertos en marketing que puedan desarrollar nuevas formas de comunicarse con los clientes, empresas de consultoría o asesoría que puedan ofrecer sus servicios y acercarse a nuevos clientes potenciales sin barreras geográficas y mostrando su profesionalidad al ofrecer soluciones innovadoras y que demuestran dar buenos resultados…seguro que se nos ocurren más oportunidades, y más en estos tiempos de crisis.

Y por último para lanzar bien el mensaje es importante que este sea claro y conciso y para evitar confusiones debemos responder a todas estas cuestiones: cuál es el reto o problema que vamos a plantear, qué información vamos a facilitar, cual es el proceso a seguir, cuales son los tiempos para participar, qué recompensa vamos a ofrecer, cómo comunicaremos los resultados, cuales son las bases legales o los derechos de propiedad intelectual.

Un último elemento que falta para tener éxito en este proceso es el de dinamizar la comunicación, una vez lanzado el reto no podemos dejar pasar los días esperando a que aparezca la solución, debemos interactuar con la comunidad, aclarar dudas, incentivar las conversaciones, pulir ideas, informar de los progresos, testear las propuestas que nos gustan para ver su calado, reorientar a la comunidad si vemos que no hemos expuesto bien el problema, agradecer las participaciones, no permitir que un miembro activo de la comunidad se apodere de ella y se convierta en el moderador o el líder… hay mucho trabajo que hacer cuando se quiere mantener una “conversación productiva”

Si queréis ahondar más en concepto y aplicarlo en vuestros proyectos os recomiendo que os descarguéis el libro “EL ARTE DEL CROWDSOURCING. Es fácil obtener ayuda a través de Internet si sabes cómo” y que disfrutéis de esta entrevista realizada por la televisión de la UPV a dos de sus coautores Santiago Bonet (@sbonet) y Javier Megías (@jmegias)

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: