Plan de Empresa – La importancia del plan de negocio – ¿por qué hacerlo? ¿para qué sirve?

Un plan de negocio es una herramienta muy útil si se sabe utilizar bien y que nos ayuda desde dos ámbitos:

 A nivel interno:

Por un lado nos ayuda a poner en orden nuestro proyecto, todas nuestras ideas y las fases que debemos seguir para llevarlas a cabo.

Nos descubre puntos que no teníamos lo suficientemente desarrollados o en los que quizás ni siquiera habíamos pensado.

Nos muestra nuestras debilidades o aquellos aspectos del negocio en los que no somos expertos, de forma que o buscamos a alguien que pueda ayudarnos a desarrollar esa parte del plan o nos obliga a investigar y aprender sobre ese tema. Esto es importante, no dejes en blanco un apartado de tu plan de empresa porque no lo entiendas o no sepas completarlo. Más bien al contrario, sólo puedes dejar en blanco aquellas áreas que tienes claro que o no son relevantes para tu negocio o que no vas a implementar, pero si dejas abandonado algo sólo porque no lo entiendes ya sabes que será un problema al que te tendrás que enfrentar durante el proyecto y entonces sí que no podrás zafarte y además sufrirás sus efectos en tu negocio.

Te ayuda a desarrollar un plan de contingencia, es un aspecto que desarrollaré más adelante y que me parece tan importante como el propio plan de empresa. El 70% de los negocios, ideas o empresas fracasan (con esto no pretendo desanimar a los emprendedores entusiastas) simplemente digo que tengas bien medidos los riesgos, que sean asumibles e incluso salvables con un plan B.

Un plan de contingencia puede ser derivar el proyecto inicial a otro en el que los recursos del primero puedan ser aprovechados (inmovilizado, aprendizaje, personal, software, red de contactos, proveedores, clientes…) a veces es la propia empresa quien acaba evolucionando así por sí sola, en especial si hablamos de empresas de servicios donde el capital humano es el principal recurso de la empresa y al mismo tiempo el más adaptable.

A nivel externo:

Un buen plan de negocios es fundamental a la hora de pedir financiación, ya sea tradicional (a través de los bancos) o a través de empresas de Capital Riesgo o de Business Angels.

Si tenemos suerte y cumplimos los requisitos nos sirve para solicitar una subvención, lo cual da siempre mucha alegría, ya que se tratará de un dinero que no tendremos que devolver.

Puede ayudarnos a encontrar colaboradores o a entrar en asociaciones o grupos sectoriales con intereses e inquietudes similares con los que colaborar en proyectos conjuntos que puedan repercutir positivamente en nuestro negocio.

El plan de empresa no es un documento inerte

¡Mucho ojo! El plan de empresa no es algo a lo que le dediques horas, te haga pensar (que ya es algo bueno) o te ayude a definir todas las áreas de tu negocio (que es genial) para luego acabar en una carpeta, disco duro o cajón olvidado.

Como ya he dicho, la empresa evoluciona, crece, cambia y no siempre (más bien casi nunca) como teníamos previsto cuando la imaginamos, así que es importante adaptar el plan de empresa a su evolución y hacerlo crecer al mismo tiempo que crece la empresa.

¿Qué bastante tenemos con sacarla adelante como para encima actualizar el plan? Totalmente cierto pero esto te ayudará a ampliar tus miras, a tener una visión más a largo plazo y no a pasarte el día apagando fuegos o mirando tu futuro tan de día en día que pierdas por completo la visión global de tu negocio que antes sí tenías (eso no lo puedes perder nunca o podrías ahogarte en un enorme mar agitado porque no fuiste capaz de ver que sólo estabas metido en una bañera de hidromasaje) y eso que puede parecer gracioso es totalmente cierto, ¿cuántas veces nos pasa que no encontramos una solución a un problema hasta que no pasa cierto tiempo o adquirimos cierta perspectiva? O somos de los que solucionamos en un momento los problemas de los demás pero nos obcecamos con los nuestros. Habrá ocasiones en las que aun estarás a tiempo y saldrás del agua, pero puede haber otras en las que ahogues tu negocio y tiempo después encuentres la solución a muchos de aquellos problemas

En ese momento no la emprendas a golpes con el plan de empresa, ¡no tiene la culpa! usa cualquier ocasión para aprender de tus experiencias, coge papel y boli y apunta todo aquello que ahora harías de otra manera, no quiero torturarte, pero… ¡de todo se aprende! Saquemos un aprendizaje y al final la experiencia más positiva que podamos (no te estoy pidiendo nada que yo no haya hecho y, créeme, alivia saber que no eres tan tonto como pensabas, simplemente tu cerebro estaba sobrecalentado)

Te pongo un ejemplo de lo que yo llamo el plan de empresa continuo supón que empiezas a verte desbordado porque la demanda es mayor de lo que pensabas y te habías quedado corto en tus previsiones y no puedes atenderlas, puede darse el caso de que mueras de éxito, intentas con tus recursos previstos atender a todos tus clientes por lo te arriesgas a dar un mal servicio o tienes que rechazar a algunos por lo que te arriesgas a que sean captados por la competencia y quizás ya no vuelvan a pensar en ti.

El plan de empresa continuo te permitirá reaccionar de forma rápida, ¿por qué? Porque tu ya conoces de forma detallada tu capacidad de atender a tu demanda, conoces la rentabilidad de tu producto, los márgenes de contribución de cada línea de producto, la capacidad de producción que tienes, el tiempo que necesitas para llevar a cabo el servicio y por tanto puedes calcular el punto en el que puedes absorber esa inesperada demanda contratando un empleado más, externalizando parte de tu proceso productivo, o comprando más producto o adquiriendo otra máquina o ampliando el horario de atención al público y puedes responder a un cambio inesperado porque dispones de toda la información que necesitas y sabes modificarla rápidamente.

Si algo bueno tienen las PYMES es que son mucho más ágiles a la hora de cambiar el rumbo si se presenta la oportunidad, no por nada, es que si no lo haces tú ya lo harán los demás y tú quedarás a la cola de la innovación (detectar una oportunidad a tiempo y reaccionar antes que tu competencia es una auténtica prueba de que eres una empresa innovadora).

En fin, si con todo esto no te he convencido de la importancia del plan de negocio no te preocupes, ya lo descubrirás tú solito (esperemos que a tiempo).

En adelante iremos viendo las distintas partes de las que se compone un plan de empresa, entraremos a explicar muy brevemente en qué consiste cada una de ellas, sin extendernos demasiado porque ya existe muchísima bibliografía y seguro que más completa que lo que yo pueda explicar donde consultar.

Lo que intentaremos será abordar el plan de empresa desde un punto no solo puramente empresarial sino también desde el de las personas que componen el proyecto y trataremos de buscar ejemplos y alternativas que puedan “inspiraros” ideas para aplicar en vuestro modelo de negocio.

Para ello espero contar con vuestras experiencias y conocimientos de forma que podamos construir el plan de empresa juntos.

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. El empresario que todo lo puede … ¡aprende a crear equipo! « Yolanda D.C. Marketing y Empresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: